Menú Principal

Carta del Ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno Charme

El desarrollo de obras públicas, no cabe duda, trae consigo enormes beneficios para el progreso de los países, pues una buena infraestructura pública, mejora la conectividad y aumenta el acceso a recursos hídricos que permiten potenciar la actividad productiva y alcanzar el bienestar de la población.

Con ese foco -y cumpliendo la misión y objetivos estratégicos que lo rigen-, el Ministerio de Obras Públicas ejecutó durante el año 2019 un billón 761 mil millones de pesos en diversas obras y funciones, que incluye entre otras cosas la administración de 85.000 kilómetros de red vial a lo largo y ancho del país, la construcción de 2.464 kilómetros de caminos básicos y de comunidades indígenas; la ejecución de 7 hospitales entre los que se encuentran el de Alto Hospicio, Curicó y Quillota-Petorca, y el llamado a licitación de 3 hospitales de la Red Maule; el inicio de construcción de los aeropuertos de Iquique y Puerto Montt, el llamado a licitación de 3 terminales aéreos más y la entrega parcial del nuevo aeropuerto AMB; el inicio de la construcción del Embalse Las Palmas, que tendrá un volumen de 55 millones de metros cúbicos; además de avances en el Puente Chacao y cientos de otras obras a lo largo del país.

Lo más significativo de todos estos grandes proyectos, más allá de su envergadura o su inversión, es que se traducen en mejoras reales en la calidad de vida de las familias chilenas, entregan oportunidades y son un factor de equidad territorial. Cada uno de los proyectos del MOP impacta día a día en personas comunes, acorta tiempo de traslados para que los padres lleguen antes a estar con sus hijos, conecta con caminos a comunidades de zonas aisladas, permite que familias de zonas rurales puedan tener agua potable, construye recintos deportivos en los barrios para que los niños tengan un pasatiempo sano después del colegio, mejora instalaciones para que los pescadores y sus familias puedan mantener su fuente de ingresos, entre otros.

El 2019, además, hemos debido intensificar los esfuerzos para enfrentar la dura sequía que estamos viviendo como país, que es sin duda la más severa de nuestra historia, con una dramática disminución de las precipitaciones y de los caudales en la mayor parte del territorio. Ante eso, se ha desplegado un completo plan que incluye una Mesa Nacional del Agua –convocada por el Presidente Sebastián Piñera en la que participan representantes del Gobierno, Congreso Nacional y la sociedad civil; decretos de Zona de Escasez en más de cien comunas del país; un plan de inversión de embalses priorizados por US$6.000 millones; un plan de inversión de US$500 millones en sistemas de Agua Potable Rural en el periodo 2019–2022; y modernizaciones normativas al Código de Aguas, Leyes de Servicios Sanitarios y Desalinización, entre otras tantas iniciativas.

Las urgencias sociales son nuestra prioridad, pero junto a esto debemos mirar el futuro para así proyectar de la mejor manera posible las obras que necesitarán las próximas generaciones. Es por eso que estamos diseñando el Plan de Infraestructura para la Movilidad 2050, que tiene el objetivo de contribuir al desarrollo del país mediante una infraestructura sostenible, que genere las condiciones necesarias para un aumento del bienestar y calidad de vida de todos los chilenos.

En tiempos en que el mundo entero vive momentos difíciles, como Ministerio de Obras Públicas reafirmamos nuestro compromiso con Chile y los chilenos. Seguiremos trabajando con más fuerza para enfrentar las urgencias sociales y poner a disposición de todos las obras públicas que les permitan conectarse, acceder a mayores oportunidades y tener una mejor calidad de vida.

Alfredo Moreno Charme, Ministro de Obras Públicas