Menú Principal

Carta del Subsecretario de Obras Públicas, Cristóbal Leturia

Quiero partir estas palabras recordando un momento que ha quedado marcado en mi memoria y que me permitió conocer, al poco tiempo de asumir como Subsecretario, el compromiso de los trabajadores del Ministerio de Obras Públicas. Un fuerte aluvión había dejado sepultado bajo el barro a la pequeña localidad nortina de El Tránsito, comprometiendo además de viviendas y pertenencias, el sistema de Agua Potable Rural. Conocer su real estado era clave para definir prioridades en la emergencia, así lo entendió un funcionario de la Dirección de Obras Hidráulicas, quien tras caminar largo rato con el barro hasta la cintura, pudo conocer su daño y arreglarlo en tiempo récord.

Historias como ésta simbolizan el espíritu constante con el que trabajan los cerca de 9.000 funcionarios que conforman este gran ministerio. Quiero agradecer a cada uno de ellos porque han hecho posible concretar, impulsar y continuar importantes obras durante el año 2019. Caminos que acercan a localidades aisladas, puentes que conectan vidas, hospitales que nos ayudan a hacer frente de mejor manera a la más grave crisis sanitaria o sistemas de agua potable rural que están cumpliendo el sueño de casi 600 mil familias de poder contar con el abastecimiento en sus hogares.

Mejores obras para Chile. Esa es la inspiración de todos los que somos parte de este ministerio. Porque sabemos que la conectividad, el acceso al agua, los aeropuertos, puertos y tantas obras, no solo son construcciones, si no también mejor calidad de vida para los 18 millones de chilenos.

Durante los últimos meses hemos debido repensar nuestra normalidad. Hemos tenido que aprender a hacer aquellas cosas cotidianas de manera diferente. Tuvimos que acelerar procesos para poder seguir funcionando. Son estos los momentos que nos permiten ver las cosas desde otra perspectiva, los que nos obligan a reformular rutinas y hábitos. La Subsecretaría de Obras Públicas tiene hoy la misión de tomar estos desafíos y convertirlos en una oportunidad de mejora.

Tenemos grandes tareas por delante y nuestro compromiso es seguir trabajando para superar la desigualdad a través de un desarrollo inclusivo para que ningún chileno se quede atrás. Para lograrlo, creemos en los beneficios que traen las alianzas público privadas, como nuestro modelo de concesiones. Durante 2019 hubo 61 contratos en operación, proveyendo de infraestructura en áreas tan diversas como obras viales, aeropuertos, hospitales u obras de riego. Nuestro objetivo debe ser el seguir fortaleciendo este mecanismo que junto con obtener una gran obra, se entrega el compromiso de hacer sostenible el beneficio que ésta trae a la comunidad.

Chile nos exige trabajar rápido, trazando objetivos a largo plazo, con obras que no solo resuelvan el problema de hoy, sino que también piensen en el país del futuro. Para esto una gestión eficiente, sin burocracias y moderna es fundamental. Modernizar las instituciones públicas no es fácil, pero sí perentorio. Los tiempos en que vivimos son rápidos, con la tecnología disponible y con una población digitalizada. Debemos ser flexibles, no estar atados a mecanismos tradicionales y atrevernos a buscar nuevas fórmulas, exigiendo la probidad en cada una de los caminos que nos tracemos.

No se pueden esperar resultados diferentes actuando siempre de la misma manera. Menos si los desafíos que nos trae 2020 no tienen precedentes. Tenemos por delante la peor sequía de la historia de Chile y las consecuencias económicas que tendrá la crisis sanitaria más grave de los últimos 100 años. En ambos casos, el MOP tendrá un rol clave. Chile nos necesita y debemos ser capaces de proponer soluciones innovadoras, trabajando unidos como equipo y en terreno como gobierno, escuchando y conociendo las necesidades de todos nuestros compatriotas para traducir en obras sus anhelos de una mejor calidad de vida.

Cristóbal Leturia Infante, Subsecretario de Obras Públicas